boto

críticas

FICHA TÈCNICA

Vivarium

director:

Lorcan Finnegan

año:

2019

nacionalidad:

Irlanda, Dinamarca, Bélgica

productores:

estreno en España:

8 de abril de 2020

97 minutos

Una casa en las afueras

Una película puede tener la forma de una trampa para ratones: cerrada como un episodio de Black Mirror o Dimensión desconocida. Son obras construidas desde el guion y el diseño de producción, en el sentido matemático del término, con poco margen para la improvisación y con metáforas transparentes sobre la sociedad y la política, que suele ofrecer una visión apocalíptica del ser humano y su incapacidad para escapar del “vivero-trampa” al cual se refiere el título.

Marta Torres | Vivarium es un trabajo del director irlandés Lorcan Finnegan y de su guionista y colaborador Garret Shanley, con quien ya trabajó en su primer largometraje, Withou Name. La trampa en este caso adopta la forma de una urbanización de casas idénticas de clase media situada en las afueras de una ciudad cualquiera. Allí va a parar nuestra pareja protagonista, interpretada por Imogen Poots y Jesse Eisenberg, un poco en broma y un poco en serio, conducidos por un agente inmobiliario con graves problemas de sociabilidad. La tragedia empieza cuando descubren que, por mucho que lo intenten, siempre regresan a la fatídica casa número 9 que les asignó la inmobiliaria.

A partir de esta premisa empieza un filme basado en el bucle, una suerte de eterno retorno en forma de castigo, que parece aludir al ciclo vital de cualquier familia de clase media: comprar la casita, tener hijos, pagar la hipoteca y morir. Detrás de este eterno retorno se esconde también el miedo a crecer, a convertirse en un ciudadano “como los demás”, y en definitiva a perder la identidad o comprender que no somos tan únicos como pensamos, de aquí que una parte importante del horror que nos sugiere la película es la repetición constante: ya sean nubes, casas o vidas. El filme esconde también una versión oscurísima de la maternidad impuesta, con la ayuda de un niño sin sentimientos al que hicieron aún más raro y distante doblándole con la voz de un actor adulto.

Se diría que esta estructura deja poco lugar para interpretaciones de altura, pero los actores protagonistas logran dotar de vida y autenticidad a sus personajes, enfrentados a una suerte de tour de force contra los comportamientos fabricados en serie. Imogen Poots, por ejemplo, fue escogida mejor actriz en la edición 2019 del festival de Sitges.

Vivarium se sirve de una atmósfera aterradora gracias a un diseño de producción que contrapone el mundo ordenado de una realidad supuestamente feliz con otra verdad más siniestra y paranoica. En la primera priman los colores pastel, las representaciones irreales del cielo y las nubes dibujadas con tiralineas, mientras que la segunda está compuesta de planos inclinados y desordeandos, y colores sucios. A esta “otra” realidad, que parece habitar los puntos ciegos, se accede en la película mediante una metáfora inspirada en un dibujo de Banksy, como si el arte fuera la única manera de ver el mundo como es realmente.

Debido a la situación actual de confinamiento, Vivarium puede verse en línea en la dirección: https://salavirtualdecine.com/es/


Artículo publicado el 8 de abril de 2020

Más críticas