boto

críticas

FICHA TÈCNICA

Eastern

Eastern

director:

Piotr Adamski

año:

2019

nacionalidad:

Polonia

productores:

estreno en España:

27 de julio de 2020

78 minutos


La caza truncada

Lluís Rueda | Eastern de Piotr Adamski arranca con el plano de una adolescente recitando una definición de la palabra honor delante de un adulto, fuera de plano. Y acto seguido vemos a otra joven, Klara Kowalski, con un fusil en la mano atravesando una zona residencial a la caza de alguien. La forma de presentar a sus dos protagonistas es impecable, y con ellas a las dos familias en disputa: los Kowalski y los Nowak.

Piotr Adamski, que había alcanzado en su país cierta notoriedad con el cortometraje The Opening, debuta en el largometraje elaborando un thriller de venganza sorprendentemente maduro y arriesgado, al menos en su planteamiento. Pasada la sorpresa de su frescura inicial, esta propuesta se empantana un tanto y resulta demasiado fría y contemplativa, si me apuran hasta demasiado recatada en su exposición de la violencia. Lo cierto es que Piotr Adamski, juega sus cartas en diversos terrenos: por un lado su planteamiento frío, e interesante, en el que familias de clase alta hacen de sus vendettas de calado patriarcal casi un ritual, un deporte de honor que se diría inspirado en El malvado Zaroff (The Most Dangerous Game. Irving Pichel, Ernest B. Schoedsack, 1932), Pero lejos de estar ante una versión polaca de Perros de paja, Piotr Adamsi desnaturaliza su relato de venganza para construir a partir de sus guerras de sangre una alegato antipatriarcal en el que sus jóvenes protagonistas tomarán las riendas de sus vidas y así coquetear con otros códigos y, sobretodo un concepto de familia alternativo. En su huída para evitar la deuda de sangre de las familias el filme se pervierte distanciándose del tono frío, la extrañeza y el desconcierto de un planteamiento que juego en la primera parte del filme a coquetear con el cine de Yorgos Lanthimos e incluso el de Michael Haneke. Pero, sin embargo, algo falla en la medular del filme. Construido en dos partes muy diferenciadas. En primer lugar el retrato incómodo de las familias y su seno frío, amenazante y amenazado, ahí cabe decir que la secuencia del funeral con víctimas y verdugos compartiendo duelo resulta espléndida, y en segundo lugar la fuga de las chicas que se han visto arrastradas por las familias a ajusticiarse. Por cierto, en la tónica de aciertos sin continuidad cabe citar la caza o persecución que protagonizan las jóvenes en un parque zoológico, un toque muy Jacques Tourneur (entiéndase por el guiño a La mujer pantera) para un filme que acaba gustándose demasiado a si mismo y acaba por parecer una versión con códigos algo disfuncionales de Thelma & Louise (Ridley Scott, 1991).

Esas dos partes bien definidas se solapan con algunos pasajes bisagra como el de la fiesta de partenidad de un grupo de jóvenes varones disparando salvas y bebiendo cantidades ingentes de alcohol; precioso detalle por cierto el del lavado de pies con vodka al que someten a la joven Klara Kowalski. Otro instante determinate en el devenir de las asesinas a la fuga, en esta suerte de intento por mutar un thriller de tintes distópicos en una coming-of-age más o menos al uso, se da en la construcción de una familia alternativa por parte de las jóvenes protagonistas, que llegan a raptar a un niño en un parque en una suerte de capricho psicopático de lo más interesante. Y es que el dibujo de estas dos figuras femeninas es muy estimulante y sombrío, y ya solo por ese recorrido psicológico merece la pena adentrarse en Easter. Sin embargo, no todos los planteamientos del filme están administrados con suficiencia y, adentrados en el metraje, la propuesta adolece de una identidad más definida, amén de algún traspiés en su forzada convicción por acumular situaciones que no aportan nada en el proceso de madurez de los personajes, lo realmente importante.

Con sus altibajos, Eastern resulta un filme interesante, especialmente cuando juega en la liga de la honestidad y se centra en la psicología de sus fantasmales personajes femeninos, no tanto cuando busca el golpe de efecto en el marco de un planteamiento voluntariamente provocador.

Estreno en Filmin. Atlàntida Film Fest.


Artículo publicado el 28 de julio de 2020

Más críticas