boto

críticas

FICHA TÈCNICA

The Owners (Los propietarios)

The Owners

director:

Julius Berg

año:

2021

nacionalidad:

Reino Unido

productores:

estreno en España:

5 de marzo de 2021

92 minutos

Robo en la mansión de los locos

Julius Berg nos propone una 'home invasion' que procura desde el primer minuto jugar en la interesante liga del retrato social a través de unos jóvenes de la Inglaterra rural, a la manera de una suerte de 'coming-of-age' de los 90 con delincuentes de medio pelo. El filme funciona como una puesta al día desenfadada de las negras comedias británicas de los Estudios Ealing con algunos elementos de 'Stuck' (2007) de Stuart Gordon y eso, a priori, revaloriza esta apuesta basada en el cómic 'Une Nuit De Pleine Lune' de Yves H. y Hermann.

Lluís Rueda | Esta opera prima cuenta con la siempre solvente presencia de Maisie Williams (Juego de Tronos) en un rol de Mary, una chica de clase baja perdedora que acaba metida en problemas serios a causa de su novio y algunos sujetos violentos de su entorno. Los amigos de la infancia Nathan y Terry, son inducidos por el sociópata de la ciudad, Gaz, para robar a los Huggins, el anciano médico local y su esposa. La novia de Nathan, Mary, acaba involucrada y forma parte del violento asedio a la caja fuerte de la mansión. Llegados a este punto, el filme se sacude de todo viso de realismo y su violenta maquinaria se pone al servicio del fantastique más circense y gore. Los Huggins no son tan inocentes como parecen, y el esquema se desempeña como cabría esperar en una comedia negra de estas características, desenfrenada y retorcida como una serpentina.

Pero el espectador, tan poco inocente como los Huggins de la función, conoce al dedillo este tipo de guiones en los que empatizar con un algún "elemento" o sujeto es algo inútil. El dibujo resulta tan grotesco, exagerado y disparatado, que lo más normal es que sus ojos se retiren de la pantalla y acudan a la esfera del reloj. En fin, estamos ante un divertimento que de tan premeditadamente gamberro y subversivo provoca el efecto contrario, acaba empantanado en su cúmulo de giros; en consecuencia, las palabras "suspense", "expectación" y "sorpresa" desaparecen de la propuesta a los veinticinco minutos. Sin ser un desastre o una película fallida, lo cierto es que The Owners (Los propietarios) no aporta nada especial desde su propia vocación visceral y mucho menos como reclamo de nuestro interés en esa suerte de subgénero que hemos convenido a llamar home invasion; es decir, películas de asedio o intento de hurto con inquilinos en la casa, y de la que son excelentes representantes Una mujer atrapada (Lady in a Cage. Walter Grauman, 1964) o Sola en la oscuridad (Wait Until Dark. Terence Young, 1967).

En resumen, el esforzado dibujo de la idiosincrasia de los protagonistas y su encaje en un mundo de perdedores aporta muy poco al desarrollo de un filme que avanza hacia una mecánica con intereses algo más banales. Nos falta algo diferente, quizá la poética malsana de otra película de arranque similar como la espléndida y siempre reivindicable película francesa Livide (Alexandre Bustillo, Julien Maury, 2011). Y es que hasta el divertimento más cafre necesita algo de poética oscura, aunque bucee en aspectos reconocibles en otros filmes de similares intenciones, The Owners (Los propietarios), es algo limitada como ejercicio de estilo, más si la comparamos, por ejemplo, con la comedia negrísima Big Bad Wolves (2015), de Aharon Keshales y Navot Papushado, este sí un thriller violento divertido y de gran consistencia. Veamos como se desarrolla el estilo Julius Berg en futuras propuestas, el caso es que hay oficio en su inconcreta propuesta.


Artículo publicado el 4 de marzo de 2021

Más críticas