boto

críticas

FICHA TÈCNICA

Shorta. El precio de la ley

Shorta

director:

Anders Ølholm, frederik Louis Hviid

año:

2020

nacionalidad:

Dinamarca

productores:

Toolbox Film

estreno en España:

4 de junio de 2021

108 minutos

Algo huele a quemado en Dinamarca

Excitante debut del tándem de directores y guionistas Hviid y Ølholm para una propuesta a medio camino entre el thriller policial y el survival.

Lluís Rueda | Con un ojo puesto en Los Miserables (2019), de Ladj Ly y el otro en el trágico suceso derivado de la mala praxis policial que acabó con la vida del ciudadano afromericano George Floyd en Minneapolis, Shorta. El precio de la ley se desarrolla en la Dinamarca actual, una sociedad con problemas de segregación racial y con el extrarradio convertido en un auténtico fortín infranqueable a causa de las mafias y delincuencia juvenil. Este escenario hostil para los representantes de la ley, predominantemente blancos y apegados al prejuicio racial es el campo de batalla utilizado por los realizadores para crear una ratonera vertical y preñada de puntos calientes. En ese marco, y tras un episodio de violencia policial que deja al joven inmigrante Talib en coma, el filme sitúa a dos agentes en el ojo del huracán durante veinticuatro horas. A resultas tenemos un intenso western moderno que no dista en su mecánica de otras propuestas de calado sociopolítico como la fenomenal y terrorífica '71 (2014). Pero en esta ocasión el confilto se viste de buddy movie bastarda, tanto es así que podemos atisbar el espíritu de la hoy muy olvidada pero francamente ruda y reivindicable Fort Apache, The Bronx (1981) de Daniel Petrie, así como el pulso visceral del cine de Walter Hill. Shorta. El precio de la ley combina cierto espíritu del cine de los años 70 con una puesta en escena adrenalítica, valiente y de ritmo vertical.

La odisea de los agentes de policía Hoyer y Andersen, uno carcomido por sus propios demonios y el otro convertido en un racista violento y al borde de la psicopatía, convierten la patrulla rutinaria por el gueto de Svalegarden en una suerte de versión salvaje de la mítica Asalto a la comisaría del distrito 13 (Assault on Precinct 13, 1976) de John Carpenter. No es algo menor en una ópera prima que maneja los perfiles de sus protagonistas huyendo de lugares comunes y construyendo lazos y redenciones en la medida en que el mecanismo del propio survival los desborda y les transforma.

En el apartado actoral cabe destacar al excelente Jacob Lohmann (Los traductores), reservado y muro de contención del odio de su compañero y Mike, Simon Sears (Algo en que creer) que está simplemente excelso en una actuación de calado terrorífico. Pero no hay dos sin tres, y el joven Amos (Tarek Zayat) se convierte en la carta de supervivencia y única esperanza para salir del embrollo de la testosterónica pareja de policías, un guía en el caos que al comienzo del filme es humillado y detenido ilegalmente por los inestables agentes. Un excelente debut que lejos de caer en moralinas afronta el conflicto racial con las poderosas armas del thriller y una exposición de la violencia física y moral envidiable. Nada sucede al azar en Shorta. El precio de la ley, un ejemplo de poderoso western urbano de arrebatada plástica y un muy sugerente provecho de la arquitectura de hormigón de Svalegarden.


Artículo publicado el 4 de junio de 2021

Más críticas