boto

noticias

publicado el 18 de enero de 2012

Este año el festival de Sundance se nos ha puesto más freaky y paranormal que nunca. Abundan filmes surrealistas y una mirada que, aunque escorada hacia lo social, premia lo extraño y lo bizarro además de lo paranormal. Para empezar, el director de Rubber, una película sobre un neumático asesino, inaugura el festival, mientras que una de las películas más esperadas, Red Lights, se centra en las andanzas de un parapsicólogo.

Wrong, una road movie freaky sobre un hombre en busca de su perro (“el amor de su vida”) será el detonante de la próxima edición del Festival de Sundance, que se celebra del 19 al 29 de enero en la nevada Park City (Utah). La película es del director y guionista francés Quentin Dupieux, el mismo que dirigió Rubber sobre un neumático asesino con poderes telepáticos.

Pero una de las películas más esperadas, con todas las entradas de sus seis pases agotadas, es Red Lights, de Rodrigo Cortés, el mismo que triunfó con Buried en Sundance el año pasado. La película se proyectará fuera de competición en seis pases que ya tienen agotadas todas sus entradas. Red Lights, que cuenta con un reparto nada independiente (Robert De Niro, Sigourney Weaver…), enfrenta a un equipo que lucha contra el fraude paranormal a un parapsicólogo famoso.


John Dies at the End

En esta línea paranormal se mueve el último filme de Don Coscarelli, el director de Phantasm y Bubba Ho-Tep nos presenta John Dies at the End, un filme de terror que ha triunfado primero en internet como webserie y que trata acerca de una droga que promete experiencias más allà de la muerte y que está a punto de destruir a la humanidad. Paul Giamatti es productor ejecutivo y actor en al película.


Frank and robot

De los 117 largometrajes que se proyectarán este año hay que citar a Frank & Robot de Jake Schreier, con Frank Langella en el papel de anciano cascarrabias que acaba conviviendo con un robot cuidador. También destaca Excision, de Richard Bates Jr: fantasías piscosexuales de una adolescente que sueña con practicar autopsias y decide perder la virginidad. Se inspira en John Waters y Traci Lords. También podemos encontrar homenajes a las viejas películas de monstruos como Grabbers, del irlandés Jon Wright. El filme tiene aires al viejo cine de culto de terror con un giro irlandés; e incluso un filme de artes marciales indonesias, The Raid, de Gareth Huw Evans.

Además, este año se estrenan los últimos trabajos de Spike Lee, Red Hook Summer, un filme que mezcla con ironia religión y corrupción; y Stephen Frears, Lay the favorite.

Más ordinario es el thriller Arbitrage, primer filme de Nicholas Jarecki, un filme ambientado en las altas finanzas con Richard Gere, Tim Roth y Susan Sarandon. Otro thriller, pero con aires a filme de supervivencia rural, es Black Rock, de Katie Aselton. También destaca Elena del cineasta ruso Andrei Zvyagintsev, un filme de suspense doméstico en el que una ama de casa debe decidir entre su marido o sus hijos. Por otra parte, The Pact, de Nicholas McCarthy, es una vuelta de tuerca a la típica historia de la casa encantada. Está basada en un cortometraje premiado en el mismo Sundance. También concursa Madrid, 1987, de David Trueba

En el apartado de animación, sobresale An oversimplification of her beauty, de Terence Nance, un filme con una creatividad explosiva sobre el amor.

En la categoría de los documentales destaca ROOM 237, de Rodney Ascher, un filme que juega a deconstruir El resplandor de Stanley Kubrick a través de las voces de sus fans, empeñados en encontrar mensajes ocultos en la película. También son interesantes los trabajos que ahondan en el retrato de una Norteamérica a la deriva que hacen obras como Finding North, de Kristi Jacobson, que habla sobre el hambre y los bancos de alimentos en la mayor potencia mundial y Detropia de Heidi Ewing una metáfora de la caída de Estados Unidos de la mano de Detroit, la antes rica ciudad del automóvil y ahora escenario de fábricas vacías, la carcasa del sueño americano. También tiene su interés ME @THE ZOO_, que analiza el fenómeno fan del video blogguer Chris Crocker, famoso por su declaración en Youtube: Leave Britney Alone! En esta línea bizarra se mueve también The Queen of Versailles, de Lauren Greenfield, un documental excesivo y tragicómico sobre una pareja de millonarios que construyen una hiperbólica mansión inspirada en Versalles.


archivo