boto

festivales

publicado el 8 de septiembre de 2014

Warning: preg_replace(): Delimiter must not be alphanumeric or backslash in /usr/home/hermenaute.com/web/includes/funcions_preview.php on line 180 Warning: preg_replace(): Empty regular expression in /usr/home/hermenaute.com/web/includes/funcions_preview.php on line 181

Molins vuelve con más sexo y terror

Aunque lo más esperado era su programación, el Festival de Terror de Molins de Rei (4-9 de noviembre) sorprendió por el cartel de su 33 edición. En la presentación de los nuevos filmes a concurso, Molins desveló un extraordinario trabajo de Maite Pascual. Dos mujeres desnudas, un cuchillo y sangre, una composición lúgubre y hasta “sucia” que recuerda a filmes como A l’interieur o La matanza de Texas. Toda una declaración de intenciones de quien decide dedicar su nueva edición al erotismo en los filmes de género sin apartarse un ápice de la esencia del festival, pasar miedo.

Dicho esto, es hora de pasar a la programación de largometrajes, que este año parece a priori de calidad y centrada en el terror independiente. Se ha programado Julia, la opera prima de Matthew A. Brown, y un homenaje a las películas de “Rape and Revenge” japonesas. Una chica (Ashley C. Williams, una de “las partes” del ciempiés humano en The Human Centipede, 2009 Tom Six) es maltratada, violada y dada por muerta. El filme evoluciona lentamente y pone el énfasis en la maldad, el sexo y la venganza. Muy diferente es Exists, que hace en el festival su premier española. Es un found fotage de uno de los creadores de El Proyecto de la Bruja de Blair, el realizador cubano Eduardo Sánchez. La película nos devuelve a los bosques de la mano de un grupo de jóvenes adictos a las cámaras y los móviles y les enfrenta a una suerte de Big Food con muy malas pulgas. El filme pasa a la acción evitando las tediosas introducciones de este tipo de películas.

Starry eyes, de Kevin Kolsch, es uno de los filmes del festival. La película nos introduce en el Hollywood más sórdido y pesadillesco de la mano de una chica capaz de cualquier cosa por conquistar su sueño. Un filme corrosivo a caballo entre David Lynch y la nueva carne de David Cronenberg. También promete Let us prey, una elegante y sangrienta película sobre un misterioso predicador. Es una coproducción irlandesa y escocesa y la dirige Brian O'Malley.

Living Dark, por su parte, es el filme con menos presupuesto de los presentados este año y el que sigue más a rajatabla los cánones de los filmes de miedo. Dos hermanos descubren una cueva abandonada y deciden excavar por su cuenta. Espacios angostos, oscuridad y una extraña presencia nos devuelven el terror de filmes como The Descent (Niel Marshall, 2005). Dirige David Hunt.

En Molins también se proyectará Asmodexia, el filme de producción catalana de Marc Carreté de la que hemos hablado en esta entrevista.

Ver todos los traileres


archivo